Acuicultura Sostenible, introducción

El considerable aumento de la población mundial en las últimas décadas, junto con un creciente consumo de productos pesqueros por persona y año, ha originado una importante demanda de estos productos, sobre todo en los últimos treinta años.

Estos pescados y mariscos, obtenidos tradicionalmente mediante métodos extractivos, han ido tomando una importante representación en las dietas, siendo un alimento sano y nutritivo, rico en proteínas fácilmente digeribles, vitaminas, sales minerales esenciales, aceites omega-3, etc… representando un valioso complemento en las dietas pobres en vitaminas y minerales, ayudando a frenar la obesidad, debido a tipo de grasas que contiene, y aportando proteínas esenciales.

Existe por tanto, una gran demanda, la cual, no se corresponde con el progresivo agotamiento de nuestros caladeros.

Para contrarrestar el descenso en volumen de los productos procedentes de la pesca extractiva, existe la alternativa del cultivo acuícola: criar y engordar especies acuáticas bajo supervisión humana.

Sin embargo esta actividad, mal gestionada, puede alterar nuestro entorno y medio ambiente, perjudicando nuestra salud como último efecto.

¿Qué es la acuicultura sostenible?

La acuicultura es el conjunto de actividades dirigidas al cultivo de especies acuáticas (principalmente peces, moluscos, crustáceos y algas), cuya finalidad es la producción, el crecimiento y la comercialización de los organismos cultivados.

La acuicultura se inició en China y Japón hace 4.000 años, aunque fue después de la Segunda Guerra Mundial cuando se impulsó esta actividad en todos los continentes.

Fue la ostra la primera especie cultivada, siendo en España el mejillón el primer producto con éxito de la acuicultura, desarrollándose en Galicia.

Hoy en día, se practica acuicultura en prácticamente todos los países del mundo, produciéndose de esta forma alrededor de la mitad del pescado consumido. China es el primer país productor, siendo Asia el principal continente en Acuicultura. Se cultivan aproximadamente 480 especies diferentes. De éstos, casi el 50% son peces.

España está generando aproximadamente unas 250.000 Tm de productos procedentes de cultivos acuícolas, situándose entre los 20 primeros países a nivel mundial. Es el segundo mayor productor europeo después de Noruega. El mayor volumen de producción corresponde a los mejillones, suponiendo casi el 80% del total. En cuanto al resto, la mayor parte se debe a peces, donde podemos destacar la dorada, la lubina, la trucha o el rodaballo.

En Andalucía, la producción acuícola está fundamentalmente especializada en el cultivo de peces, abarcando la mayor parte de la producción la dorada y la lubina.

Cabe destacar también la producción de trucha y esturión en la piscifactoría de Sierra Nevada, con certificación ecológica.

Seguiremos en siguientes entradas ampliando información sobre la acuicultura sostenible. Gracias por la información a Vanessa Moro.

Fotos Flickr pepito.cvj. SantiMB

Comenta esta noticia en Facebook