Bombillas de bajo consumo ¿ahorramos?

De forma paralela al incremento en la sociedad de una mayor concienciación ambiental han surgido diversas técnicas, materiales y procedimientos que respaldan las buenas prácticas ambientales y ahorran en los recurso naturales.

Uno de los primeros materiales que aparecieron en este sentido fueron las bombillas de bajo consumo que representan una buena forma de ahorrar energía, lo que se traduce también en un importante ahorro económico.

Actualmente son muchas las familias que cambian las bombillas de su domicilio buscando el cada vez más ansiado ahorro energético/económico, pero, ¿supone este cambio una verdadera forma de ahorrar? La respuesta a esta pregunta es bien sencilla, “Sí, pero si somos eficiente en su uso.”

Para que el ahorro obtenido con el uso de bombillas de bajo consumo sea el esperado debemos combinar su empleo con buenos hábitos en la iluminación. Por ejemplo, de poco sirve sustituir las bombillas actuales por otras de mayor eficiencia cuando nos despreocupamos de apagar la luz cuando no es necesaria.

Por esto, si quieres utilizar las bombillas de bajo consumo para ahorrar en la factura energética debes:

- Apagar la luz siempre que no sea necesario.

- Regular el flujo en función de las necesidades de iluminación.

- Utilizar la luz natural siempre que sea posible.

- Acondicionar la habitaciones usando preferentemente colores claros para las paredes, ventanas con claridad, etc.

Ante todo esto recuerda que las buenas prácticas energéticas no sólo se llevan a cabo para reducir la factura eléctrica, de esta forma también contribuimos a proteger el medio ambiente y mejorar el confort en los hogares.

 

Comenta esta noticia en Facebook