El Ruido. Un tipo de contaminación muy sufrido y a veces poco conocido.

El ruido ha sido uno de los contaminantes de los que más hemos oído hablar en los meses de verano. Han sido muchas las noticias y artículos que han recogido las incomodidades y consecuencias negativas de este tipo de contaminación que en muchas ocasiones no se considera como tal.

Según estudios realizados en España y datos reflejados por la OMS (Organización Mundial de la Salud) casi el 30% de la población urbana soporta un nivel de ruido superior a lo permitido (más de 65 dB). Centrados en la vida cotidiana los niveles de ruido oscilan entre los 35 y 85 decibelios; por debajo de los 45 se vive en un clima agradable, por encima de los 55 puede haber molestias, y partir de los 85 decibelios toda la población manifiesta alteraciones.

A través de la correspondiente legislación comunitaria y nacional se ha intentado poner en marcha instrumentos para gestionar y disminuir este molesto contaminante, sin embargo, estas necesidades para la población no han sido prioridades por los Ayuntamientos correspondientes por lo que el grado de cumplimiento de estos planes de acción es bajo o en su caso de baja calidad.

Antes de finalizar 2012, las ciudades con más de 100.000 habitantes deberán presentar los mapas de ruido correspondiente, así como debe elaborarse los mapas estratégicos de aeropuertos, kilómetros de carreteras y líneas de ferrocarriles. Todos estos documentos se precisan necesarios aunque se deduce que no estarán listos para la fecha establecida.

Las grandes ciudades son las más sufridas en este aspecto. Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga o Sevilla son núcleos urbanos que soportan de forma continuada elevados niveles de ruido derivados del tráfico masivo, las continuas obras en la calzada, las grandes industrias, los aeropuertos o los grandes núcleos comerciales. A continuación se muestra una tabla con actividades en la ciudad y los dB correspondientes:

* Pájaros cantando: 10 dB

* Claxon de un automóvil: 90 dB

* Rumor de las hojas de árboles: 20 dB

* Claxon de un autobús: 100 dB

* Zona residencial 40 dB

* Interior de una discoteca: 110 dB

* Conversación normal: 50 dB

* Motocicleta sin silenciador: 115 dB

* Ambiente de una oficina: 70 dB

* Taladradoras: 120 dB

* Interior de una fábrica: 80 dB

* Avión sobre la ciudad: 130 dB

* Tráfico rodado: 85 dB

* Umbral del dolor: 140 dB

Según los datos recogidos por las organizaciones dedicadas a este din, España es el segundo país más ruidoso tras Japón, lo que nos obliga a tomar ciertas medidas para cambiar la situación en que nos encontramos y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Para esto es imprescindible concienciarnos de los problemas de salud que puede ocasionar el ruido y considerar a este como un contaminante ambiental que debemos reducir considerablemente, empleando para ello técnicas específicas de aislamiento acústico e integrando la Contaminación Acústica en los Programas de Educación Ambiental.

 

Comenta esta noticia en Facebook