Protección del cielo nocturno para fomentar el turismo astronómico

8738100336_cf3c066662_k

En los últimos años el perfil de turista en nuestro país y más concretamente en la comunidad autónoma de Andalucía ha cambiado radicalmente. Cada vez con más frecuencia recibimos visitantes que quieren una oferta alejada del clásico turismo de sol y playa buscando experiencias ligadas con su forma de vida y sus aficiones.

Este perfil de turista que no sólo viene a disfrutar del sol y la playa, valora notablemente actividades complementarias que proporcionan un servicio de alto valor añadido y que facilite el desarrollo de sus aficiones. Ejemplo de este turismo es el turismo deportivo, cultural, gastronómico, el turismo activo o de aventura, turismo rural y otros más específicos como el turismo ornitológico o el turismo astronómico.

Haciendo referencia al turismo astronómico, en el que el visitante tiene un perfil de nivel adquisitivo alto, con estudios superiores y con una afición en la que invierten cantidad de tiempo y dinero para disfrutar de cielos nocturnos estrellados

8766420328_493e03beda_o

Andalucía es un lugar privilegiado para la observación astronómica. La situación geográfica, el clima y la orografía nos dota de los mejores cielos de Europa para la observación astronómica. A pesar de ello, en estos años de desarrollo urbanístico desenfrenado los cielos se han visto alterados por un tipo de contaminación procedente del alumbrado público, es la llamada contaminación lumínica. Por todo esto, hoy en día, los astrónomos aficionados y profesionales tienen cada vez más difícil acceder a buenos cielos libres de la creciente contaminación lumínica de las ciudades. Este es un problema que no sólo afecta a esta ciencia, sino que se ha probado que influye negativamente en las especies vegetales y animales de hábitos nocturnos, y en los ciclos circadianos de nuestra propia especia. Además, una sobreiluminación por completo innecesaria desemboca en un derroche energético inaceptable en estos tiempos de crisis.

Desde hace unos años, diversas iniciativas intentan combatir la comunicación lumínica desde varios frentes (StarLight , IACO, La hora del planeta y otras). Entre ellas se encuentra la calificación de espacios naturales (Parque estelar, Reserva Starlight, proyecto NIXNOX,…) encaminadas a señalar aquellos lugares apropiados para la práctica de la observación astronómica. El fomento del turismo astronómico es, por tanto, una manera de incentivar a los responsables de esos espacios a preservar la calidad de los cielos estrellados.

La promoción y explotación del turismo astronómico debe afrontarse de una forma multidisplinar, controlando y disminuyendo la contaminación lumínica por un lado y fomentando y atrayendo al turista,  ofreciendo servicios de valor añadido y promocionando y reivindicando la calidad de nuestros cielos como los mejores de Europa. El turista astronómico viene buscando cielos estrellados y servicios adaptados a sus necesidades de observación, lugares libres de alumbrado público, zonas altas y de fácil acceso, equipo y material para la observación astronómica, etc. Ofrecer servicios a un segmento tan específico como al turista aficionado a la astronomía diversifica la oferta y mejora la competitividad del sector, en un sector con baja competencia. Adaptar la oferta actual y ofrecer servicios para el turista astronómico es sencillo, el mayor problema radica que este tipo de turismo es poco conocido por parte de los empresarios del sector de nuestra región y en dar a conocer las posibilidades de observación de nuestro cielo. Por consiguiente la coordinación entre instituciones implicadas como administraciones públicas, (Junta de Andalucía, Municipios, Diputación) agencias de promoción y difusión del turismo, de empresas del sector turístico y astrónomos profesionales y aficionados es necesaria para conseguir explotar un segmento con un público amplio que proviene en gran medida del extranjero.

El turismo astronómico es un gran desconocido en nuestra región a diferencia de otros tipos de turismo que han emergido estos últimos años como el turismo rural o el turismo activo es por ello que es necesario realizar acciones de formación-acción que divulguen y fomenten sus capacidades. En el curso de verano de la Universidad de Málaga Astronomía, Calidad del Cielo Nocturno y Tursimo Astronómico se abordarán todos esos temas dando una visión global, realista del problema de la contaminación lumínica y del futuro del turismo astronómico. El curso contará con expertos a nivel nacional que tratarán temáticas como: observación astronómica, técnicas de medida del brillo de fondo del cielo, calificaciones astronómicas para los espacios naturales, contaminación lumínica y sostenibilidad. Este curso fomentará el debate y la reflexión por parte de los ponentes y el alumnado, por ello se abrirá una mesa redonda sobre turismo astronómico en la que intervendrán concejales y técnicos de ayuntamientos, directores de parques naturales y empresas ligadas con la sostenibilidad y el medioambiente.

En definitiva Andalucía cuenta con unas condiciones excelentes para la observación astronómica. El turismo astronómico es una realidad en otras partes del mundo. El dar a conocer nuestra calidad del cielo nocturno, fomentar acciones de control de la contaminación lumínica y ofrecer servicios de valor añadido  adaptado a las necesidades del turista son las piezas claves para explotar un recurso natural poco conocido pero con gran potencial en nuestra comunidad.

Fotografías: Oscar Blanco

Comenta esta noticia en Facebook