Archives

España podría ahorrar más de la mitad en iluminación exterior

España es el país de la Unión Europea que más energía consume en alumbrado público: unos 118 kilowatios hora al año, frente a los 90 kwh/año de Francia o los 48 kwh/año de Alemania. Y eso que en las estadísticas oficiales no se incluye la iluminación ornamental, orientada a los monumentos o edificios públicos, y que también suponen un gasto importante, especialmente en las grandes ciudades.

Alumbrar las calles y carreteras cuesta anualmente a los ciudadanos 450 millones de euros, una cifra que podría reducirse a la mitad, o incluso más, con una planificación adecuada. Con ella, se evitarían otros daños de este consumo excesivo, como por ejemplo, la contaminación lumínica.

Según el grupo de estudio de Contaminación Lumínica del Departamento de Astrofísica y Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Complutense de Madrid, se considera que existe contaminación lumínica cuando se iluminan innecesariamente determinadas zonas. Alejandro Sánchez de Miguel, miembro de este grupo de estudio, asegura que no hay lugares en España libres de este tipo de contaminación. Ni siquiera las zonas rurales lo están, porque el halo luminoso de las grandes ciudades se propaga a lo largo de cientos de kilómetros. Así, señala Alejandro Sánchez, el resplandor de Madrid se detecta incluso a 250 kilómetros de la capital; o el de Barcelona, puede divisarse desde las islas Baleares.

Los efectos de la contaminación lumínica

Entre las consecuencias más directas de este tipo de contaminación está el despilfarro de energía eléctrica y el elevado gasto público que ello conlleva. También habría que destacar los efectos medioambientales negativos, puesto que el exceso de luz por la noche impide la destrucción de las partículas contaminantes del aire. El dióxido de nitrógeno y sus derivados se desintegran mediante una reacción química que depende mucho del nivel de oscuridad. La luz impide que, durante la noche, se destruya hasta un 5% de partículas contaminantes. Por lo tanto, a mayor contaminación lumínica, mayor contaminación ambiental. Además, la contaminación lumínica provoca que muchas especies animales, sobre todo las aves, se desorienten o modifiquen sus comportamientos.

Tampoco habría que perder de vista otros efectos de una iluminación mal planificada, como la que existe en la actualidad. Por ejemplo: problemas de seguridad en las carreteras. Hoy en día existen muchas vías que se encuentran prácticamente a oscuras en las que, de pronto, aparecen focos muy potentes de estaciones de servicio o de áreas de descanso que pueden causar pérdida de visión temporal en los conductores. Por otra parte, también es un riesgo tener carreteras en las que se derrocha la iluminación, porque se genera un exceso de confianza en quienes se encuentran al volante y puede alentar de forma inconsciente un aumento de la velocidad del vehículo.

Un efecto más de la contaminación lumínica es la destrucción del cielo como patrimonio de todos, como recurso natural y, también como recurso económico. Hay lugares que utilizan la observación astronómica como una manera de generar riqueza a través del turismo. Esta opción se pierde, cuando la iluminación impide algo tan simple como ver las estrellas. Alejandro Sánchez de Miguel asegura que no podemos resignarnos a que el único cielo nocturno que conozcan los niños que viven en las ciudades, sea de color naranja. Además, recuerda que en España, y debido a la contaminación lumínica, muchos astrónomos se están viendo obligados a desplazarse o a emigrar para poder realizar determinadas investigaciones.

Via: Ser

Día Mundial de los Océanos, ¿Cómo afecta la contaminación lumínica en los Océanos?

Hoy día 8 de Junio se celebra el Día Mundial de los Océanos. Como el resto de los ecosistemas, los Océanos soportan varios impactos negativos los cuales debemos ir disminuyendo paulatinamente para lograr los valores óptimos de desarrollo sostenible.

En este artículo queremos centrarnos en un tipo de contaminación relativamente poco conocido, la “Contaminación Lumínica“, y como esta puede afectar a la vida en los océanos.

Como ya hemos comentado en algunas de las publicaciones que hemos realizado, la emisión exagerada de luz artificial puede afectar, y de hecho lo hace, las condiciones de vida y las funciones vitales de los seres vivos en diferentes ecosistemas.

El ejemplo más claro del impacto de la contaminación lumínica en la biodiversidad marina lo encontramos en las Tortugas Marinas. Este problema viene asociado a los hábitos de cría ya que las tortugas hembras son ahuyentadas de anidar en las costas debido a la excesiva iluminación de la zona, por lo que no proceden a realizar la puesta de huevos. En caso que se dé el anidamiento, también puede ocurrir que las crías en su nacimiento se vean desorientadas, ya que atraídas por la luz artificial se adentren hacían el interior de la tierra en lugar de salir al mar, siendo por tanto más vulnerables a los depredadores.

Además de este ejemplo, existen muchos más efecto producidos por la contaminación lumínica sobre la biodiversidad y el medio ambiente general. Por ejemplo, esta alteración de la iluminación en condiciones naturales afecta a las rutas migratorias y el ritmo circadiano de especies animales y vegetales, lo que altera sus ciclos de sueño/vigilia, provocando grandes problemas.

En artículos siguientes hablaremos de todos los efectos que la contaminación lumínica tiene sobre la biodiversidad, hasta entonces os invitamos a reflexionar sobre este tema y adquirir los hábitos necesarios para reducir los impactos que realizamos diariamente en el Medio Ambiente.

 

Canarias el paraíso de las estrellas

The Mountain from TSO Photography on Vimeo.

Increible timelapse realizado en en el Teide, uno de los mejores sitios para la observación de las estrellas. Es importante dar a conocer este tipo de videos ya que en la sociedad en la que estamos la gente no ha tenido la oportunidad de ver estos cielos desde las ciudades. Una buena gestión en las Canarias hacen que sus cielos libres de contaminación lumínica sean un reclamo turístico en todo el mundo. Disfruten del video.

Parques Naturales de Andalucía, con cielos libres de contaminación lumínica.

El cielo nocturno de Andalucía está considerado, por sus condiciones geográficas y climatológicas, uno de los mejores de Europa para la realización de observaciones astronómicas. Además, la noche andaluza alberga ecosistemas de gran belleza y singularidad, en los que habitan especies como el lince ibérico, el chotacabras o el murciélago patudo, muy sensibles a fuentes de luz intrusa de carácter artificial.

La Consejería de Medio Ambiente, en aplicación del Reglamento de protección del Cielo Nocturno, declarará áreas oscuras el suelo no urbanizado de todos los espacios naturales protegidos andaluces, un 30,5% de la superficie de la Comunidad, lo que supone un paso importante para la preservación de los hábitats nocturnos del medio ambiente y el desarrollo sostenible en estas zonas.

La Junta de Andalucía esta  organizando una serie de actividades entre las que destacan la celebración de jornadas, en la que participarán expertos en contaminación lumínica y se informará sobre las posibilidades que ofrece el denominado ‘turismo astronómico’; además de talleres de formación para explicar a los técnicos de los 24 parques naturales existentes en Andalucía las ventajas que supone para los espacios protegidos contar con alguna de las diversas figuras de protección del cielo nocturno internacionales.

Foto de Flickr: rahego

Cel Fosc, Asociación contra la Contaminación Lumínica se opone al uso de Leds.

En estos últimos días se ha anunciado plan de eficiencia energética cuya medida estrella parece ser la masiva instalación de iluminación de tipo LED, sustituyendo las luminarias actuales, ineficientes… y de consumo excesivo. Esta parece una medida correcta en la cual se va hacer una inversión bastante importante en una tecnología incipiente la cual se supone que ahorra energía y protege al medio ambiente. Sin embargo esta tecnología no es la panacea que va a curar nuestros males, ya que al ser una tecnología tan nueva tiene sus problemas y no es la más conveniente para la protección del cielo nocturno. Os dejo con la nota de prensa integra que han elaborado desde Cel Fosc:

Nota informativa de Cel Fosc sobre las lámparas LED de alta potencia para alumbrado exterior, con motivo del anuncio del Gobierno de España de un plan de eficiencia energética que comportaría su uso generalizado.

Asistimos desde hace meses a la aparición en los medios de comunicación de noticias relacionadas con las nuevas luminarias LED de alta potencia que comienzan a instalarse como nueva solución a la iluminación de exteriores. Desde Cel Fosc (Cielo Oscuro), Asociación contra la Contaminación Lumínica, hace tiempo que estamos trabajando en la recopilación de información sobre este tipo de luminarias con el fin de poder fundamentar con rigor las ventajas e inconvenientes de esta nueva tecnología. No obstante, el precipitado anuncio de la próxima aprobación por parte del Gobierno de España de un plan de ahorro energético que incita al cambio de las lámparas del alumbrado público existente en calles, carreteras, autovías y autopistas por otras de esta tecnología, nos obliga a pronunciarnos públicamente con antelación y a realizar una serie de puntualizaciones al respecto:

1.- Las luminarias basadas en diodos luminosos, más conocidos por sus siglas en inglés (LED, Light-Emiting Diode) representan una novedad en el mercado de la iluminación de exteriores que es preciso estudiar y valorar por su potencial de desarrollo futuro en lo que se refiere a la eficiencia energética, a las diferentes formas de contaminación lumínica y a su capacidad de regulación por medios electrónicos.

2.- Hemos tenido conocimiento, en numerosas ocasiones, de la agresiva campaña de promoción que llevan a cabo agentes comerciales de firmas que comercializan este tipo de lámparas, quienes, bien por desconocimiento o con la intención de engañar a clientes potenciales, no tienen inconveniente en realizar afirmaciones falsas tanto en lo que se refiere a las supuestas bondades del producto que comercializan como acerca de las supuestas debilidades de las lámparas existentes a las que pretenden sustituir. A este respecto, cabe manifestar que, a igualdad de condiciones, hoy por hoy, con la tecnología LED todavía no se ahorra energía. Como ejemplo, una lámpara de halogenuros metálicos de temperatura de color de 3000 K tiene una eficacia luminosa de 105 lúmenes por vatio, mientras que un LED de 3000 K difícilmente supera los 65 lúmenes por vatio. Así mismo, la información comercial relativa al rendimiento y durabilidad de estas lámparas no está suficientemente garantizada.


3.- No se habla en absoluto del hecho, ya suficientemente constatado, que la luz blanca que emiten los LED que se comercializan actualmente es la más nociva para el medio nocturno y para la salud humana. Efectivamente, estos dispositivos emiten una gran cantidad de radiación en longitudes de onda corta, próximas a los 440 nanómetros, correspondiente al color azul. Ésta es la luz que más altera la conducta de las especies de vida nocturna y, por tanto, la que más afecta a la biodiversidad. En las normativas sobre alumbrado más avanzadas se exige que las luminarias tengan una mínima emisión de flujo luminoso por debajo de los 440 nanómetros. Es claro, por consiguiente, que el uso de los LED actuales queda desaconsejado por dichas normativas. Así mismo, tampoco se habla en absoluto del hecho, igualmente conocido y descrito en la literatura científica, de que la luz blanca de los LED es la que provoca de forma más rápida la inhibición de la secreción de la hormona melatonina por parte de la glándula pineal. Esta hormona solo se secreta en condiciones de oscuridad y, además de controlar el ritmo circadiano, es un antioxidante de amplio espectro que protege a nuestro organismo, entre otras enfermedades, frente a las alteraciones degenerativas y contra ciertos tipos de cáncer. Estudios científicos recientes relacionan la exposición a la luz artificial blanca con un mayor índice de casos de cáncer de mama en mujeres y de próstata y colon en hombres. Por tanto, los responsables políticos y técnicos que apuestan alegremente por la instalación de este tipo de luz deben conocer que pueden estar comprometiendo no solo el ahorro energético y económico sino también la salud humana y el mantenimiento del equilibro medioambiental.

4.- Finalmente, la propaganda comercial ignora que este tipo de luz es la que causa una mayor contaminación lumínica, ya que es la que se dispersa con mayor eficacia en la atmósfera, lo que incrementa el característico halo luminoso que se crea sobre las ciudades, afectando a las observaciones astronómicas y perturbando la oscuridad natural del medio nocturno a cientos de kilómetros de distancia de las mismas. Aún más, algunas empresas afirman que, debido a la capacidad que tienen los LED de proyectar su flujo luminoso de forma direccional, evitan la contaminación lumínica ya que no difunden luz por encima del horizonte. Esto es una afirmación incompleta, porque se oculta que ninguna luminaria es no contaminante por sí misma, ya que ello depende, entre otras cosas, de su posición de instalación y de la reflexión de la luz sobre las superficies iluminadas. Los gobernantes han de saber, por tanto, que si por un lado aprueban leyes para prevenir la contaminación lumínica,como es el caso de seis comunidades autónomas, no pueden, por otro lado, promocionar el uso masivo de dispositivos contrarios a los objetivos que persiguen dichas leyes.

Por estas razones creemos que es importante que las administraciones de las que depende la regulación del sector de la iluminación exterior se informen adecuadamente, por medio de agentes independientes, de la solución más conveniente para mejorar la calidad de los alumbrados públicos y privados y, en caso de duda, adopten el principio de precaución a la hora de decidir la adjudicación de nuevas instalaciones. Nos causa sorpresa y cierta inquietud la sucesión de declaraciones irresponsables a la que asistimos estos días y confiamos que la sensación de urgencia por adoptar rápidamente medidas de ahorro energético con motivo de la presente crisis no motive a nuestras autoridades a la toma de decisiones precipitadas sobre el alumbrado de exteriores que, por falta de información, acabe creando un perjuicio mayor para la ciudadanía que el que pretenden reparar.

Quede claro que «Cel Fosc, Asociación contra la Contaminación Lumínica» no está en contra de la tecnología de los LED, sino que afirmamos la necesidad de esperar a disponer de más investigación que corrija los defectos mencionados que, hoy por hoy, tienen estos dispositivos. Cuando esto suceda, probablemente sí puedan convertirse en una tecnología eficiente y consolidada. Pero, por el momento: ¿LED?… ¡Todavía no, gracias!